Low cost y el valor de la personalización

Gerardo Manzano, CEO de Europair, opina sobre sobre las aerolíneas low-cost.

Gerardo Manzano

La industria de transporte aéreo figura entre las que mayores y más profundos cambios ha sufrido en los últimos 20 años.
Ha sobrevivido a metamorfosis provocadas por la legislación, la economía, geopolítica, los avances tecnológicos en materia de fabricación y las nuevas tecnologías. Por estos motivos es quizás la actividad económica donde se produce una mayor confusión entre los diferentes atributos y servicios que se ofrecen. Resulta especialmente notable la práctica común de identificar el precio como el único elemento a considerar cuando un pasajero se enfrenta una decisión de compra.

Desde la irrupción de las llamadas aerolíneas de “bajo coste” o ”Low Cost Carriers” (LCC) este modelo de negocio recoge muchos de los cambios en una única fórmula que, a la vista de los datos, ha supuesto una verdadera revolución. Aprovechar eficazmente las nuevas tecnologías y saber interpretar correctamente los cambios de comportamiento de la sociedad, marchando incluso algunos pasos por delante, es una maniobra especialmente brillante y otro de los grandísimos éxitos de este tipo de aerolíneas de bajo coste.

Resulta imposible no alabar sus logros: millones de pasajeros constatan diariamente el éxito de este negocio que por el momento parece infinito y continúa creciendo en pasajeros, rutas, aviones, en definitiva, en valor.

También esta aceptada la idea de que el modelo LCC es novedoso. En realidad, se trata de una muy inteligente, hábil y oportuna revisión de un negocio existente. Hace años muchas compañías de vuelos chárter operaban cientos de aviones cubriendo infinidad de rutas en intensa colaboración con los tour operadores. Ahora puede parecernos anticuado, pero no hace tanto, millones de pasajeros empleaban esta fórmula para viajar. Se creaba un producto basado en administrar la conexión aérea entre dos ciudades y se le añadían los denominados “servicios terrestres” y esto, en aquellos tiempos, resultaba muy atractivo en precio.

Recientemente, el metabuscador Skyscanner publicaba un estudio que concluía que el precio final de un vuelo de bajo coste puede aumentar hasta un 21% al entrar en detalle.

¿Cuál es la razón de este incremento? Sencillamente la personalización. Cualquier actividad comercial puede ofrecer un precio más bajo siempre que sea capaz de estandarizar el producto y ofrecerlo masivamente. La especialización de las LCC ajusta enormemente el coste de producir cualquier producto y permite reducir su precio en el mercado hasta niveles insospechados. Sin embargo crear productos que se adapten a diferentes clientes a la vez resulta caro. Por eso existen esas diferencias de precio en las LCC. Si estamos dispuestos a adquirir lo que se nos ofrece, cuando se nos ofrece y en la forma en la que se nos ofrece el precio es considerablemente más bajo que cuando pretendemos elegir.

Evolución del tráfico low cost y tradicional · Vuelos

Tendencia

Fuente: Eurocontrol (datos agregados por los 17 principales países europeos con más operaciones)

Nuestro trabajo como especialistas en contratación aérea es ofrecer la solución de transporte más idónea con el mejor precio posible, no el más bajo, sino el que se corresponde con el diseño del producto solicitado.

Por tanto, siempre se debe considerar el grado de detalle y exigencia que se precisa en un viaje en avión. Resulta imposible comparar precios entre una aerolínea de red y una bajo coste, ni tampoco resulta adecuado comparar propuestas sin entrar en el detalle de lo que cada una aporta. Podemos llevarnos sorpresas con costes ocultos o manipulados como tasas, ajustes por precio de combustible, etc. Sobre todo debemos considerar todos los factores relacionados con la tranquilidad de elegir la opción fiable, sólida y consistente que hará que nuestro viaje sea un éxito en lugar de una montaña rusa de sobresaltos y cambios.

Pero si el factor fundamental en nuestra elección es el precio, lo mejor es optar por asientos en las líneas que diariamente cubren tanto las LCC como las compañías de red en cientos de aeropuertos de todo el mundo. Ofrecen un producto estandarizado con precio ajustado que quizás se acerque suficientemente a lo que habría elegido.

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Deja un comentario